Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
La Bahía de Halong, ¿error o acierto?

La Bahía de Halong, ¿error o acierto?

“Nunca te arrepientas de lo que has hecho, sino de lo que has dejado de hacer”

Así es, y es que si fuimos a ver la Bahia de Halong fue dejándonos llevar por este famoso tópico. Cuando veíamos fotos de Halong Bay en internet, nos quedábamos asombrados, que maravilla de lugar, dos mil islas e islotes de piedra caliza e imponentes formas que emergen sobre las aguas del Mar de China,  el típico lugar que está en todo bucket list mochilero. ¿A quién no le gustaría formar parte de tan bonita estampa?

Famosa panorámica turística de Halong Bay

La Bahía de Halong, ¿error o acierto?

Siento desengañarte, pero esa estampa es muy difícil conseguirla allí, por que la realidad es otra, el boom turístico ha explotado en Vietnam en los últimos años y la Bahia de Halong es la que se ha llevado la peor parte. Con esto no quiero decirte que NO merece la pena, por supuesto que si, pero es importante que tengas eso claro, para que rebajes tus expectativas de un lugar paradisíaco que está masificado por el turismo, dicho esto, comenzamos:

¿Con que compañía contrato mi tour?

Esto fue un verdadero quebradero de cabeza para mi, estuve leyendo en varios blogs, aparte de la archi conocida Loney Planet, y en ambas te hablan de ciertas compañías que son verdaderos fraudes, desde compañías en las que contratas una cosa y luego te ofrecen otra muy distinta, hasta de las que aparecen ratas en la misma cubierta del ferry, así que mi primera recomendación aquí es: lo barato sale caro.

Tienes varias opciones, si eres de los valientes que prefieres gestionarlo in situ, puedes ir hasta la isla de Cát Bà en ferry y gestionar desde ahí tu crucero personal haciendo un estudio de mercado, o puedes ir a tiro hecho como fuimos nosotros, juntando dos importantes premisas: confianza y calidad

La confianza la conseguimos dejándonos llevar por la buena experiencia de una amiga y en cuanto a la calidad, la buscamos nosotros, si hay dos cosas en la que no escatimamos en gastos fue en gastronomía y en este crucero, no queríamos sorpresas negativas, así que pensamos que si había que rascarse el bolsillo, fuese en estos momentos.

Lily´s Travel Agency: este fue nuestro tour operador, contratado desde España, su sede está en la misma Hanoi y el traslado es desde la misma sede, o desde el hostel en el que te alojes. Tienes varios modelos de crucero, nosotros elegimos la opción siguiente: compañía de crucero Apricot: $165 por persona + 1 noche en el ferry + 1 noche en la Isla de los Monos (Monkey Island).

Lily´s Travel Agency en Hanoi

¿Cómo fue nuestra experiencia?

Día 1

Primeras impresiones…

Salimos temprano en bus desde Hanoi, la organización es rápida pero el tiempo no acompaña, partimos lloviendo y nuestras expectativas comienzan a bajar como gotas de agua. El viaje hasta el puerto de Halong Bay desde Hanoi dura unas 3 horas se hace una parada en un centro enorme te enseñan como hacen las manualidades que luego puedes comprar como souvenir. Una vez en el puerto todo está lleno de microbuses, buses, taxis, motos y demás transportes de viajeros organizando como venado la multitud de turistas que iban a embarcar en su determinado ferry, como nosotros.

La primera visita que hicimos fue a la “Cueva de las Sorpresas” (Hang Sung Sot). Esta maravilla natural fue descubierta en 1.901 por exploradores franceses bajo el suelo de la isla de Bo Hon. Está a unos 30 metros sobre el nivel del mar, la visita es digna de ver, la cueva está iluminada por diferentes colore y sus formaciones consiguen un aspecto bello, de hecho hay una de ellas que parece un falo y es quizás la más fotografiada. ¿Los contras? la humedad, la cantidad de gente que se congrega dentro de la cueva y nuestra guía, que no tenía absolutamente ni idea de la historia de la cueva, sólo decía: – ¿Y qué forma creéis que tiene esta roca? ¿y esta? –, pero luego le preguntabas por historia de la cueva y no te sabía responder.

“La Cueva de la Sorpresa”, ¿sería el falo la sorpresa?

Más tarde nos llevaron a un lugar que nos gustó bastante, la isla de Ti Top (Ti Top Island), es una pequeñita isla que tiene dos cosas que llaman la atención y su visita: una mini playa artificial y la vista panorámica más bonita para contemplar la Bahia de Halong. Para ello tendrás que estirar bien las piernas, sujetarte bien las chanclas y armarte de paciencia para subir los 400 desnivelados escalones hasta llegar al famoso mirador.

Con nuestra solitaria viajera alemana a sus 71 años desde lo alto de la isla de Ti Top

El camarote es pequeño, olía un poquito a gasolina pero era más que suficiente para pasar una bonita noche rodeado de los islotes más famosos del mundo. Una vez acomodados, subimos al comedor para picar algo (recuerda que las bebidas no están incluidas), el ferry estaba lleno y conocimos a un matrimonio con sus dos niñas, viajando por Camboya y Vietnam desde Barcelona. 

Durante la tarde, el tiempo no nos dio tregua hasta el anochecer, cuando atracamos en mitad de la bahía, nos subimos a la cubierta de nuestro casa flotante, y fue precioso vernos rodeado de islotes, ferrys y las luces de los mismos, por lo que brindamos sin reparar en gastos por el momento que estábamos viviendo.

Ana brindando por nosotros y por ti

Día 2

Tai chí time…

La mañana comienza muy temprano para los que deseen madrugar, ya que hay una sesión de tai chí a primera hora de la mañana (a eso de las 06:00 am) en la cubierta del ferry. Si no lo sabías, el tai chí está considerado un arte marcial antiquísimo (hablan de sus inicios por el s. XV) que hoy en día es practicado por millones de personas en el mundo, ya que combina ejercicios articulares beneficiosos para el cuerpo, pero también a nivel espiritual. Como ves el tiempo cambio de la noche a la mañana y por fin pudimos ver el cielo despejado y los islotes en su máximo esplendor.

Tai chí a primera hora de la mañana

La sesión no duró mucho, quizás unos 25/30 minutos, mientras pasaba algún ferry por nuestra vera con todo el mundo haciendo tai chí, la gran mayoría en nuestro ferry prefirió quedarse durmiendo (veas en la foto que éramos cuatro gatos).

De lo mejor: el kayaking…

Una de las actividades que más ganas teníamos de hacer era el kayaking, vamos, el recorrido libre en kayak. Después de desayunar nos llevaron a un rincón donde estábamos sólo nosotros, los islotes y nuestro kayak. Fue sin duda la experiencia más gratificante de todas, por que éramos libres, fueron 75 minutos muy auténticos, remando en equipo junto a Ana, que bien podríamos competir algún día a nivel olímpico.

Encontramos una mini cueva donde explorar

La experiencia es muy agradable, es super placentero acercarte a los islotes y tocarlos, sentirlos y disfrutar el entorno desde otra perspectiva, y aunque los 75 minutos se pasan muy rápido, recuerda que tienes que remar y remar para ir de un lado a otro (…). 

En la misma estación flotante donde haces el kayaking, te muestran como pescan, limpian y consiguen las perlas de las ostras que luego venden por un escalofriante precio.

Monkey Island…

Después pusimos rumbo a una isla paradisíaca llamada Isla de los Monos (Monkey Island), a 1 hora y 30 minutos de donde estábamos, el trayecto fue muy bonito, hacía día estupendo, el agua se veía de un color turquesa de película, pusieron música por el altavoz y volaron las frías cervezas mientras cruzábamos por parte de los 120 km de costa y más de 2.000 islotes de la Bahia de Halong.

Panorámica de Halong Bay, que significa “donde el dragón descendió al mar

Al principio te dejan en una parte de la isla de los Monos, donde tienes varias opciones: hay una zona de baño paradisíaco, un bar donde descansar con tan inmejorables vistas y la posibilidad de subir hasta lo alto de una colina a ver las vistas que ofrece la isla. Nosotros elegimos la última opción, nos gusta estar en continuo movimiento y que mejor manera de ver la isla que desde arriba. La ruta es un poco peligrosa para ir con chanclas de dedo, mejor llevar unas tobilleras ya que el camino esta formado por roca de formas afiladas que se te iban clavando en la débil suela. Una vez arriba, como verás, merece la pena el esfuerzo.

Una hermosa perspectiva de la isla

Nunca olvidaré cuando todos los pasajeros a bordo del bote cantamos al unísono: ¡Ohhhhhhh!, cuando al cruzar un pequeño cabo de la isla, de repente nos encontramos con una pequeña playa que terminaba en un pequeño muelle, rodeada de naturaleza y pequeños bungalows camuflados entre la maleta, el sitio era precioso, idílico, creo que este lugar ha sido el uno de los lugares más bonitos en los que he estado alojado (claro).

Monkey Island Resort

En la isla poco se puede hacer, tiene un mirador que cierra a la noche por peligro de caída (que es desde donde está hecha esta foto), un comedor con vistas a la playa y la cala es tan cerrada que como mucho, puedes alquilar un kayak para salir remando de ella. Nosotros elegimos disfrutar la tarde/noche en la playa, jugando al volley playa y disfrutando de las maravillas vistas que te ofrece el mirador de la Isla de Los Monos. Por otro lado, las habitaciones son tropicales y pequeñas, cabañas de madera con grandes camas, ventilador, mosquitera y ducha/wc.

Día 3

Mercado flotante antes de terminar…

Buenos días, hoy es el último día y con pena, abandonamos el Edén vietnamita de madrugada, ya que hoy toca volver a puerto, no sin antes ver uno de los mercados flotantes de Halong Bay, conocer la forma de vida de pescadores de la zona fue una curiosa actividad, ¿podrías vivir tú en estas condiciones? uff yo creo que no, depender de un bote para todo me pone un poco nervioso.

El fotógrafo fotografiado en el mercado flotante

De camino, a la hora de comer, hay una clase de gastronomía vietnamita en el mismo comedor del barco, donde te enseñan a elaborar tu propio rollito de primavera: arroz, zanahoria, tortilla, cebolla y jengibre envuelto en laminas de pan de arroz y mojadas en una salsa agridulce. Recuerda que las bebidas en el crucero, no están nunca incluidas.

Ana con su rollito de primavera vietnamita

Conclusión

Tanto Ana como yo terminamos tour con muy buen sabor de boca, pero todo no fue perfecto, así que te dejo los pros y los contras de nuestra aventura por Halong Bay:

Pros:

  • Todas las actividades que quisimos hacer y pagamos se realizaron sin problemas.
  • Las expectativas con respecto a la bahía se cumplen: es un lugar increíble en el mundo.
  • El ferry fue un buen hogar, a pesar del olor a gasoleo.
  • Monkey Island fue un espectáculo, lo recomendaría.
  • Si tuviera que ir por primera vez, elegiría la misma elección: 1 noche en el ferry + 1 noche en una isla, pero mínimo 2 noches.

Contras:

  • A veces te sientes como ganado, hicimos así como 4/5 cambios de barco en los tres días para los distintos tipos de excursiones que se hicieron para todos.
  • Es una pena que no exista más concienciación de medio ambiente entre los autóctonos de la zona, muchos lugares estaban llenos de basura, sobre todo cerca de la población del mercado flotante.
  • No gusta que todo esté programado y que cuando estas viviendo un momento increíble, por ejemplo el momento kayak, tengas que dejarlo para ver la recogida de perlas marinas.

La Bahía de Halong, ¿error o acierto?, en definitiva, si vas a Vietnam, el error sería no visitarlo, por algo es considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1994, es un sitio que merece muy mucho la pena, pero eso si, para traerte un buen sabor de boca, no repares en gastos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*