Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
El día de aclimatación

El día de aclimatación

16 de febrero de 2018

Hoy he dormido fatal, ha sido una noche dura, el mal de altura ha estado golpeándome con fuertes dolores de cabeza, el cuarto de baño me llamaba cada 2/3 horas y a partir de las 07.00 am unos cánticos tribales me dejaron ya los ojos como buhos. Me visto y me levanto soñoliento para saber de que se trata, estoy en Horombo Hut, a escasos metros de la explanada donde se encuentra el cartel de madera de bienvenida, justo ahí se encontraba una quincena de guías y porteadores cantando y bailando, muy animados, contentos y felices, dando la bienvenida a todos los montañeros al Kilimanjaro con esta canción:

Durante la divertida sesión de música y bailes, Teo se dejó ver con el barreño de agua caliente, mi aseo diario. – ¡En 15 minutos tienes el desayuno Antonio!

Me dirijo a uno de los grandes comedores, y es que ambos tienen una escalera que sube a una buhardilla para que más montañeros puedan pernoctar, como te escribí en el día de ayer, Horombo Hut es el campamento base más grande del Kilimanjaro.

Simon me acompañó en el desayuno y me explicó como sería el día de hoy:

¡Hoy Antonio es el día de aclimatación, por lo que el día de hoy será tranquilo. Subiremos desde los 3.700 msnm de Horombo hasta los 4.200 msnm de Zebra rock, dirección al crater Mawenzi, luego bajaremos, comeremos y descansarás para mañana. Por que mañana vamos a Kiba Hut y es donde comienza realmente la aventura.

Me quedé pensando en sus últimas palabras, embelesado (…mañana comienza realmente la aventura…), madre mía, es cierto, cada vez estoy más cerca, así que hoy quisiera hacer bien las cosas y aprovechar el día de aclimatación.

Prepare junto a Teo mis cantimploras y mi camel back, en mi mochila de ataque siempre llevo lo mismo: gorro, guantes, crema solar, papel higiénico y la linterna por si acaso. Además, mi gorra y mis sticks, que son casi una prolongación de mi cuerpo. Serían las 10.00 am cuando nos pusimos en marcha, Teo, Simon y un servidor.

  • Inicio: Horombo hut (3.700 msnm)
  • Fin: Zebra rock (4.200 msnm)
  • Distancia: 5 km
  • Desnivel: +800/-800 msnm
  • Tiempo: 4 horas

La gran mayoría este día se lo salta por lo que vi, hacen la ruta íntegra de 5 días, por lo que el 95% de la gente comenzó a andar un par de horas antes que yo, sin embargo, algún que otro porteador rezagado nos adelantaba de vez en cuando. El inicio de esta ruta es muy pedregoso, por lo que no es cómodo para andar e introducir los bastones al lento paso de pole pole.

En unas escasas dos horas, rodeados de senecios y con el majestuoso paisaje del crater Mawenzi a nuestra derecho, y Kibo hut a nuestra izquierda, llegamos Zebra Rock, como su propio nombre indica, una pared rocosa bañada con los colores de una cebra, hacen referencia los 4.000 msnm. Nos hicimos la foto de rigor los tres dejando atrás la gran roca acebrada y continuamos subiendo unos 200 metros más, hasta ver uno de los paisajes que más me llamaron la atención de la ruta, el largo camino que cruza una llanura sobre una gran extensión de tierra rojiza volcánica, un paisaje de otro planeta rumbo a Kibo hut, pero ese camino lo dejaríamos para mañana ya.

Simon, Teo y yo en Zebra Rock

El largo camino que me esperaría al día siguiente hacia Kibo Hut

Fue extraño, pero todo el camino de subida fui muy bien, no tuve ninguna sensación de mal de altura, sin embargo, mientras bajábamos hacia Horombo hut me comenzó a doler la cabeza, la migraña fue importante, y me duró toda la comida y gran parte de la tarde.

Serían las 17.00 horas, había comido en el comedor, prácticamente en soledad, porque el campamento estaba vacío y ya era tarde. Necesitaba descansar, así que me fui a mi refugio. Tuve la suerte de que esta noche tendría el refugio sólo para mi, así que no tendría que preocuparme por despertarme durante la noche por los ruidos de cualquiera de mis compañeros de camino al baño o de sus ronquidos durante la noche (aunque los tapones hacen sus función también).

Descanse unas horas, intentando lidiar con mi dolor de cabeza, bebiendo agua de mis cantimploras y yendo al baño cada 45 minutos. Pero había algo que no me quería perder antes de que terminará mi día de relax, el atardecer.

Lo más bonito de Horombo hut es que está aparentemente sobre un mirador, por lo que puedes ver tanto ver amanecer como el atardecer, a 3.700 msnm, un cielo azul precioso combinando los colores de un rojo fuego al ocultarse el sol tras las nubes, y de fondo, el pueblo de Moshi, poco a poco encendiéndose al llegar la noche, la oscuridad y mientras nosotros, bajo un manto de estrellas.

Atardeceres espectaculares desde Horombo hut

Después de cenar, con esta maravillosa imagen terminé el día de hoy, sin dolor de cabeza, aclimatado totalmente (o eso pensé yo), feliz por estar aquí y recordando las palabras de Simón: – …mañana vamos a Kiba Hut y es donde comienza realmente la aventura.

No te pierdas la siguiente etapa – Kiba Hut – El último campamento base

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*