Desde La Quiaca hasta Villazón, desde Argentina hasta Bolivia caminando

Desde La Quiaca hasta Villazón, desde Argentina hasta Bolivia caminando

Desde La Quiaca hasta Villazón, desde Argentina hasta Bolivia caminando

Nos encontramos en La Quiaca, ciudad fronteriza de Argentina que linda con Bolivia, situado a unos 3.700 metros de altura, nuestro alojamiento es el Hotel Munay (18€ persona), situado a 600 metros de la frontera con Bolivia, en el único paso peatonal que tienen La Quiaca, con 50.000 habitantes aproximadamente.

El hotel es muy auténtico, sin grandes comodidades, en una habitación para tres donde la ducha del cuarto de baño está prácticamente unida al w.c.

Nuestro plan de la mañana sería desayunar temprano en el hotel (desayuno incluido), y partir hacia Bolivia caminando, sería la primera vez que cruzase un puesto fronterizo de tal manera, y estaba completamente excitado por el momento.

Un puente delimita ambas fronteras, conforme vas cruzándolo ves en su pared la bandera de Argentina para finalmente llegar a la de Bolivia, ya estábamos en Villazón, y por consiguiente en otro país, con otras leyes, otras costumbres y cultura, además, aquí sería una hora menos.

Mangeles con dos "cholitas"

Mangeles con dos «cholitas»

No me dejan hacer fotos más allá de la frontera, una pena, pasaporte en mano para rellenar un visado que nos de permiso para entrar al país y permanecer un máximo de 30 días.

Desde La Quiaca hasta Villazón

La primera impresión que nos dio fue muy distinto a lo que estábamos acostumbrados a ver, mucho alboroto, ajetreo de coches, una calle llena de puestos y tiendas de alimentación y ropa de marcas de imitación.

Bienvenido a Bolivia

Bienvenido a Bolivia

Aprovechamos para comprar algo de hoja de coca para vencer al mal de altura, nos esperaba un camino cargado de mochilas hasta llegar a la agencia Imperio Inca, que sería la que nos llevaría al gran desierto salado de Uyuni.

¿Para qué se coquea?

Al estar en altura, los átomos de oxigeno se expanden  por la poca presión atmosférica, por lo que inhalamos menos oxígeno, produciendo el mal de altura, o conocido por esta región como soroche o apunamiento, que te produce fatiga, dolor de cabeza, náuseas y soñolencia. La hoja de coca, entre sus propiedades tiene la globulina, que hace que produzcas más glóbulos rojos y oxigene mejor la sangre. También es vaso dilatador para que la sangre oxigene mejor.

¿Cómo se coquea?

Hay que elegir unas cinco hojas de coca si es tu primera vez, se le saca el clavito o rabito y se le hace un rollo para acomodarlas finalmente entre la muela y la mejilla, al humedecerse la hoja va soltando la sustancia de un sabor amargo, para tragarlo con la saliva.

Es importante aclarar que la hoja de coca NO es una droga, para ello debería pasar un proceso químico que la adulterase. Coquear te mantiene despierto y activo, pero sobre todo oxigenado.

De camino vemos ciertas cosas que nos llaman la atención, una de ellas es una estatua del Dakar que se celebró en 2014 por estos lares.

El Monumento del Dakar

La casa de Evo, el Presidente boliviano es muy reconocido aquí

La casa de Evo, el Presidente boliviano es muy reconocido aquí

Los bolivianos que nos encontramos en los puestos comerciales no son precisamente sociables y simpáticos, parecen desconfiados y no tienen amabilidad ninguna, naturalmente no te dejan sacarles fotos y si sienten que el objetivo pasa cerca suyo te reclaman que no les hagas fotos, por respetos a ellos no pude sacar instantáneas totalmente sensacionales que vimos, aunque alguna si pudo escaparse.

La agencia Imperio Inca no es una agencia cualquiera, es además un hostal, restaurante y la casa de Ivone y Alfredo, quienes llevan la agencia.

Ivone y Alfredo preparando unas tortas para una boda, son padrinos de torta

Ivone y Alfredo preparando un postre y un café a nuestra llegada

Ivone y Mangeles

Ivone y Mangeles

Allí nos encontraríamos con nuestros compañeros de viaje durante estos dos días, Dora y su hija Magdalena (Pipo para los amigos), naturales de la Pampa Argentina, verán la maravilla de Uyuni y seguirás hasta Atacama (Chile), juntos nos fuimos a dar una vuelta por el mercado principal y a comer cerca de la Plaza de la Libertad del pueblo de Villazón.

Panorámica de Plaza de la Libertad

Panorámica de Plaza de la Libertad

Fotos del mercado donde destacaban la cantidad de especias

Soler, Dora, (la dueña), Mangeles y Pipo comiendo en Bolivia

Soler, Dora, (la dueña), Mangeles y Pipo comiendo en Bolivia

De camino hicimos una parada en un lugar curioso por haber tres túneles en menos 100 metros juntos, dos de ellos hechos con la mano del hombre y la ayuda de la dinamita, para verlos tuvimos que pasar un puente que se movía de abajo a arriba notablemente.

Panorámica del Puente

Panorámica del Puente

Comenzamos la primera parte del viaje para ver el desierto de sal de Uyuni. Un coche nos llevaría a la estación de trenes para dejar el equipaje pesado y posteriormente llegar al pueblo de Tupiza, allá esperaríamos a que llegara nuestro tren desde Villazón la friolera de 10 horas debido a que un camión se averío al cruzar una de las vías del tren y aquí en Bolivia las cosas se hacen muy lentamente, así que nos quedamos esperando en la estación.

Estación de tren de Tupiza

Estación de tren de Tupiza

Llegamos a Tupiza a media mañana, nuestro chofer particular nos deja en la estación de trenes y nos deja a nuestro antojo.

En el pueblo se estaba celebrando un mercadillo, por lo que había mucho ambiente, puestos de todo tipo, móviles, alimentación, ropa, puestos de pizza ambulantes e incluso una mujer hacía de curandera mostrando unas cremas de caparazón de tortuga que te aliviaba el reuma, la artritis, la artrosis y todos los males. En Tupiza estuvimos desesperadamente esperando un tren que nunca llegaba, con un retraso monumental, no sabíamos si algún día llegaría y tendríamos que quedarnos a dormir aquí.

Así que aprovechamos para darnos una vuelta por el pueblo, y ver que el tiempo se paró hace muchos años aquí, hay un desarrollo muy precario, el olor es muy particular, sobre todo en la carnicería donde entramos para comprar algo de jamón york y queso, Mangeles pudo contener la respiración mientras conseguía nuestras provisiones.

Mangeles comprando en la charcutería de Tupiza

Mangeles comprando en la charcutería de Tupiza

Mientras tanto, la estación de Tupiza se iba congregando de viajeros, transeúntes y típicas bolivianas de trenzas largas, gorrito negro, vestidos originarios y una manta de lana gruesa que cubría su espalda, algunas portaban a sus bebes, otras iban cargadas con sus enseres personales.

Pipo y al lado suyo una "cholita" esperando el tren como nosotros

Pipo y al lado suyo una «cholita» esperando el tren como nosotros

El panorama en la estación era este, los únicos turistas éramos nosotros

El panorama en la estación era este, los únicos turistas éramos nosotros, en la foto Mangeles y Pipo

Desde el medio día que llegamos, se hizo media noche hasta que llegó nuestro tren, con asientos casi completamente reclinables y un balanceo particular que parecías estar en un barco, así llegaríamos a la ciudad de Uyuni, 3 horas más tarde a las 6:00 horas, para dormir al amanecer y esperar a otro de las grandes y esperados días del viaje, el desierto salado de Uyuni.

Nos esperaba una noche legendaria

Nos esperaba una noche legendaria

Si te ha gustado este post no dudes en darme un like en el login de facebook, ¡gracias!

¿Cómo es un viaje a Argentina?

4 Comentarios

  1. Pipo 5 años hace

    Compañeros de viaje!!!
    Finalmente entré a ver la página así que ahora vamos a estar en contacto. Sobrevivimos a Bolivia! No saben lo que fueron los tres días perdidas en el desierto altiplanico… Nunca valore TANTO una ducha caliente.
    Les mandamos un beso desde La Pampa, que cierren lo mejor que puedan este año y empiecen espectacular el próximo.

    Dorita y yo 🙂

    • Autor
      Antonio Abellán 5 años hace

      Hola Pipo, que gusto saber de vosotras…pasamos unos días dignos de recordar en Bolivia, a Mangeles creo que no le volverán a ver el pelo por Bolivia en mucho tiempo. Espero que empecéis el año tan bueno como lo terminamos, lleno de aventuras y buenos momentos, y los malos que vengan nos sirvan para aprender de ellos.

      Les deseo de parte de los tres murcianos un abrazo «chillao» (de esos buenos) y un besazo enorme. Ya saben que aquí tienen un hogar para poder visitarnos.

      Nota: Pipo disfrute mucho su viaje por Colombia

      Antonio

  2. Alejandra 2 años hace

    Hola. Estoy preparando mi viaje sola a Bolivia. Quería consultarles: de La Quiaca cruzo tranquilamente a Villazón caminando, obviamente de día? Cuánto se demora? Hay alguna otra forma que me aconsejen. Gracias, Alejandra

    • Autor
      Antonio Abellán 2 años hace

      Hola Alejandra, efectivamente, nosotros cruzamos andando desde La Quiaca hasta Villazón. La Quiaca es un pueblecico muy pequeño por lo que no tendrás perdida en encontrar la frontera, por allí cruzan cientos de argentinos y bolivianos para trabajar. Mi consejo es que cruce por allá, es muy auténtico y seguro, naturalmente nosotros cruzamos de día y a primera hora para evitar colas, solo tienes que pagar una tasa de entrada que dependerá del tiempo de estancia en el país, nosotros estuvimos solo 72 horas en el país y cruzamos por Villazón de nuevo para volver a Argentina. Espero que le haya servido de ayuda, un saludo.

      Antonio

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*