Ko Phangan en scooter, descubrir un lago en mitad de la jungla y escupir fuego por la boca.

Ko Phangan en scooter, descubrir un lago en mitad de la jungla y escupir fuego por la boca.

Ko Phangan en scooter, descubrir un lago en mitad de la jungla y escupir fuego por la boca.


¡¡Fuego!!


Hola de nuevo, os demando un mensaje muy importante, a continuación vamos a mostrar una serie de imágenes que pueden provocar una serie de emociones nerviosas, a causa de la frustración que puede conllevar al verlas y no poder saborear como lo estamos haciendo, los paisajes que estamos viendo, las playas, rodeada de jungla, circulando con tu scooter, esa sensación de libertad y gozo, al pasar por uno de los caminos de la isla y te cruzas con un elefante que esta jugando con unos críos como si de su mascota se tratara…esto es increíble seguidores y amigos…así que por favor, no se pierdan detalle…empezamos el día:

 
Nos levantamos sobre las 10:00 am, y mientras esperamos a Bartolo y Mike, encontramos una mesa de ping pong en el recinto del guest house, y rememore mis pachangas con Juan Alfonso en su casa, para variar, salir perdiendo de nuevo…si es que lo mio no es el ping pong…lo mio es esto…viajar.
 
Antonio e Israel jugando al ping pong con Bartron de arbitro

Aquí sale nuestro campeón creando sensación hasta en Tailandia como debe ser

¡¡Vamos Rafa!!

Cogimos las moticos y nos fuimos al puerto, a Thong Sala para desayunar y alquilar las motos hasta nuestra partida, estaba resultando muy divertido y es super barato, de risa, por menos de 4 euros tienes todo el día la moto. Así que decidimos preguntar en la oficina de turismo para hacer alguna ruta chula, saber cuales eran las playas mas bonitas para ver, hacer snorckel y encontrar algún mirador en alguno de los picos mas altos de la isla…y ya de paso ver «water falls«, una poza en mitad de la jungla, ya la veréis ..impresionante…pero mientras tanto unas fotos moteras del momento:

Circulando por la isla

Antes de nada…para todo aquel que nos conozca, por favor no nos juzguéis por no llevar casco…aquí ni dios lo lleva, y hace muchísimo calor…la gente aquí va muy tranquila y agusto, respetando y tal…eso si…de vez en cuando, sobre todo al principio, algún lapsus te da y te metes en la derecha.

Maravilloso paisaje
 
Bartron haciendo fotos mientras conduce por la isla de Koh Phangan
 
Aquí en plan verano azul
 
Israel, Mike y Antonio motorizados

 Y emulando a los paisanos del lugar, lo máximo que hemos visto ha sido 4 en una scooter…hay foto de muestra mas abajo.

Isra, Bartron y Mike demostrando que posible montar tres hombretones en una scooter
 
Antonio sin dejar de mirar la carretera mientras hace una foto
 
Tres chicas en una moto
 
Echando gasolina en una de las gasolineras, antes de llegar a «water falls«, todavía no sabíamos donde íbamos a meternos
 
Echando gasolina
 
Sus baths, gracias

Bueno aquí es que nos perdimos un poco, y al final dimos a parar en este sitio, con este hombre que no entendía nada de inglés, y yo que no entendía nada de Thai, así que con «direcciones de brazos» dimos con el sitio.

¿Dónde estamos? ¿De dónde venimos?

Y aquí empieza la aventura para encontrar la poza, un lugar estupendo para remojarse y evitar el calor húmedo y seco de la isla (vamos con protección solar factor 309725757), intentando llegar hasta el lugar, empezamos a meternos por un camino de piedra que al principio, era muy sencillo, pero que poco a poco iba cogiendo esta forma…tomate algo.
 

¿Tenemos que pasar por aquí Bartron?

Llegado el momento, la pendiente no había manera de subirla y las motos estaban hasta patinando de tanta piedra…y en el lateral una pendiente que caía hasta varios metros rodando por la jungla…así que decidimos dejar la moto en un parking que fabricamos de manera provisional.

Israel a dos ruedas por caminos inhospitos
 
Bartron dando ánimos, esto en su pueblo es normal
 
¿Pero esto que es?

Las motos las aparcamos aquí…no creo que se las lleve la grua…pero Bartolo ya estaba pensando en la locura que estabamos haciendo…meternos en mitad de la jungla, en chanclas, y sin provisiones

¿Estamos bien de la cabeza?
 
En chanclas en busca del lago

Y de camino hasta llegar a la poza…improvisando, recorriendo la jungla a través de unas tuberías como punto de referencia, al final llegamos aquí.

Estamos cerca del lago escondido
 
Bonito momento para remojarse

Mmmmm…el agua fresquita, pero no fría ..sin ningún tipo de animal o pez raro, aunque Mike decía que nos podía picar algo…nos preguntaba si aquí estaba el parásito ese que se te mete por la uretra al mear, espero que no.

Saltos de thais

Rodeados de unos chavales autóctonos de la isla, realizando saltos y piruetas en el aire típicas de su edad…aunque bueno…luego Bartron quiso rememorar su época de críos haciendo lo mismo.

Bartron emulando a los thais
 
Antonio haciendo de Tarzan y de mono a la vez
 
Salto de Bartron

 Y aquí una fotico con uno de los chicos…muy simpáticos y divertidos, que nos miraron con cara de asombro…sobre todo cuando vieron a Mike…al estilo Tarzan.

El grupo con un chico thai que se estaba bañando
 
Mike "La Roca"
 
  Ya ves…así se quedaron los críos al verlo…no es para menos
 
Los thais alucinaron con Mike

Después de un tiempo prudencial, y aprovechando el remojo todo lo posible, nos ponemos camino de nuevo para ver mas parte de la isla, ya que recorrimos en todo el día la mitad de ella, cruzándola de Sur a Norte, y costeando finalmente hasta llegar de nuevo a nuestro hogar…pero bueno, de momento seguimos mostrando todo lo acontecido.

De camino a la playa mas cristalina de la isla, Haad Salad, teníamos que cruzar toda la isla, y para ello deberíamos pasar por uno de los picos mas altos…de camino nos encontramos con este hermoso elefante…o elefanta…casi nos pega un «trompazo«, pero estábamos muy ilusionados por nuestro primer elefante del viaje…y todavía no habíamos llegado a Chian Mai…la ciudad de los elefantes.

Un elefante de camino

Al lado de este precioso animal se encontraba esta casa…en mitad del pantano, y dos críos jugando por el campo, hasta llegar a nosotros y dedicarnos una alegre sonrisa antes de jugar con su «mascota«. Menuda estampa, ¿no creeis?

"La casa del lago"

Al subir a lo mas alto no podíamos detenernos sin hacernos una foto en este mirador…es una lastima que la foto no recoja la belleza del momento

Bonito mirador en la isla

Aquí Bartron haciendo una voltereta en mitad de la playa, recordando así sus momentos de cuando tenia 16, y se tiraba así al borde de la piscina…si es que no puede ser

Bartron e Israel en la playa
 
Bartron con la cara llena de arena

 Por fin estábamos en Haad Salad, menudo paisaje…esto si es vida…esto si que es un paisaje para no olvidar…aquí comimos

Esto es vida

Para el que me conoce sabe que en todos mis viajes siempre saco una foto, elegida para estar en el «pasillo de la fama» de mi casa…pues bien…la que salgo con mi monje y esta…son de momentos las ganadora…increíble…aquí realmente ha sido un punto de inflexión en el viaje para nosotros, no hemos sido conscientes de la magnitud de este viaje, y en ese momento hemos pensado muy mucho si volver o no.

Menudo punto de inflexión ¿nos quedamos aquí?

Hablemos de comida un poco…spaguettis para los cuatro, cervezas y coca-colas, y de postre, un batido de coco y un suculento plato de tortilla rebozada de un dulce plátano con miel…si es que no podía ser mejor el momento.

pan cake con plátano dulce

Cuanto cariño nos habrán cogido ya en Tailandia que hasta los perros no querían que nos marchásemos del lugar

Israel con nuestro nuevo amigo 
La matriculas aquí son de esta manera, rojo chillón, cuatro números y si entiendes lo que pone ya si eso me lo dices
 
Matrículas thais de las scooters

Después de un día espectacular, regresamos a casa no sin antes dejaron una fotico de nuestro regreso…elefantes, playas increíbles  momentos de risa, tensión con la moto al subir esa cuesta infernal…gente esto es increíble  y lo digo como lo sentimos, y espero que algún día podáis decirme lo mismo. Ahora toca ponerse a escribir estas lineas, Isra me acompaña  y Bartron y Mike, van a levantar algunos hierros antes de cenar…así que esta entrega se completara en muy poco tiempo, en lo sucedido en Haad Rin beach, la playa de la fiesta y la diversión. Hasta pronto chicos y muchas gracias!!!!

De vuelta a casa

Al llegar a nuestro guest house descansamos tranquilamente hasta que recargamos las pilas, mientras Bartron y Mike se fueron a levantar hierros.

Mike haciendo biceps en Koh Phangan
 
Bartron haciendo algo de sombra

Un gimnasio bastante curioso ya que no había nadie…salvo dos españoles

Una vez cubiertas nuestras necesidades, nos arreglamos y nos fuimos a cenar de nuevo y posteriormente a la playa de Haad Rin (donde se festeja la Full Moon Party) para ver el ambiente, y para que nos volviesen a dejar con la boca abierta los malabaristas del fuego, son impresionantes, pero esta vez…nosotros también podríamos nuestro granito de arena en el espectáculo ..ya lo veréis  a continuación una secuencia de fotos del momento.

Cenando en Koh Phangan
 
Espectáculo de fuego en Haad Rin
 
¡¡Fuego!!
  
Malabaristas de riesgo
 
Desde pequeños unidos al fuego
 
Juegos de fuego en la playa

Esta gente se podría ganar la vida perfectamente en España, la verdad es que si los cogiese algún caza-talentos o saliese en el programa «Tu si que vales», cualquiera llegaría a la final y la ganaría sin duda…después de todas estas acrobacias, empezaron los juegos de «interior» con la participación de la gente…y nosotros no íbamos a ser menos, así que si había que escupir fuego…¿por que no?

Así que aquí aparezco yo, apunto de escupir fuego…escuchando atentamente como el Thai de la derecha me explica los pasos a seguir, bebe carburante…límpiate con este papel…y al oír el pito…acércate la antorcha…y escupe. Dicho y hecho…que educado soy, aquí tenéis la secuencia en imágenes.

¡¡Bebe y escupe!!
 
¡¡Escupe!!
 
¡¡Fuego!!

Y ahora era el turno de Bartron. Preparados, listos…¡¡YA!!

Bartron preparado para ser el hombre de fuego
 
EL Dragón de Bartron
 
Bartron

Después de este espectáculo  dimos paso a una competición de pulsos, de repente, ponen una mesa en la arena, para apoyar el codo un rollo de papel higiénico  y un Thai en medio dando la salida al juego…el que ganase seguiría hasta no poder mas. El reto comenzó contra este hombre…

Antonio midiendo sus fuerzas

Se le gano, como debe ser, y luego todo termino en tablas, contra este tio, con el mismo brazo, durante varios minutos de intensidad, de estrategia y concentración  y es que gracias al apoyo de Israel, que escuchaba decir: -«Vamos Antonio, este es nuestro viaje-» -«Defiende La Roja-«, os puedo asegurar que eso ayudaba bastante…al final se quedo todo en tablas por que estuvimos un gran rato así ..y nos ganamos un cubatilla en una vaso de plástico…que a la hora de recogerlo con la mano izquierda, casi se me cae de lo que me pesaba.

Nos quedamos en tablas

La fiesta siguió por lo mismos derroteros, buena música  buen ambiente…pero echamos en falta mas personal, la verdad es que en ese aspecto no era como esperábamos ..aun así pudimos hacer «migas» con unas chicas germanas que nos vacilaban con la euro-copa  pero no pasa nada…nosotros les recordamos el nombre de Fernando Torres.

Spain vs Germany

El día fue muy largo y el estrés y el agobio del viaje nos esta pasando factura…así que abortamos misión no sin antes mencionaros que de camino a casa, tuve la mala fortuna de salirme de la vía  y he roto las pastas de la scooter (yo estoy bien y no ha pasado nada mas que eso, tranquilidad madre) pero claro…tenemos que encontrar ya para el lunes un taller, para intentar cambiar las pastas afectadas, para que nos salga mas barato, ya que aquí te encarecen el coste al devolver la moto por ser turista…este es el negocio.

En la siguiente entrega…foto de la moto para que veáis las consecuencias de circular en este tipo de carreteras que tienen el nombre de ser «rompe – crismas».

Gracias a todos por haber leido esta entrada y seguir nuestras peripecias…un saludo.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*