Desayunar un «dragon fruit», ver el mercado Chatuchak, mucho Muay Thai y cenar saltamontes.

Desayunar un «dragon fruit», ver el mercado Chatuchak, mucho Muay Thai y cenar saltamontes.

Desayunar un «dragon fruit», ver el mercado Chatuchak, mucho Muay Thai y cenar saltamontes.


Antonio comiendo un saltamontes


Hola de nuevo [email protected] en primer lugar quiero agradeceros a todos vuestros comentarios y mensajes, la verdad es que no tenéis ni idea de la ilusión que nos hace compartir de esta manera el viaje, es maravilloso poder sentir vuestras impresiones, consejos y emociones. 

Después de esta intro quiero plasmar a través de esta imagen el suculento cocktail de banana que me estoy tomando, esto se llama «dragron fruit» y esta tremendamente bueno, así da gusto…

Cocktail "Dragon Fruit"

El día de hoy ha sido increíble ..así que agarraos a vuestros asientos por que merecerá la pena dedicarle este tiempo. Nos levantamos sobre las 12:30 am, para ser la primera noche, no tenemos queja alguna del albergue, silencioso, y tranquilo, ni ronquidos ni historias…y encima las habitaciones son habitáculos de 4 literas separadas por cortinas y separadas de un pasillo largo por una puerta que esta cerrada con una mosquitera. Al salir de la guest house hay un largo pasillo hasta salir a la calle, y el pasillo esta acomodado para sentarte y descansar, teniendo la posibilidad de tomarte un cocktail, desayunar fruta o tomarte un capuchino en un mini bar que os muestro a continuación.

En la entrada de Nappark

Cogemos confianza con nuestras recepcionistas, buena gente, muy amable y sonriente, es cierto cuando dicen que es el país de la sonrisa

Recepcionistas de Nappark

Como veis yo ya estoy preparado para el partido de esta noche, lastima el resultado final, pero bueno la verdad es que fue una experiencia inolvidable…así que nos vamos a ir al mercado de Chatu Chack para comprar unas camisetas de la roja para el resto de la Euro copa, pero antes una foto de la entrada de «Nappark» nuestro guest house.

El grupo en la entrada de la guest house

Por el camino nos encontramos a dos tailandeses echándose una partida a las damas en mitad de la calle, pero de una manera muy peculiar…(el chaleco naranja no es por que sean butaneros sino por que son conductores de mototaxis).

Dos taxistas de moto-taxis jugando en la calle

Cogemos un taxi para dirigirnos al mercado de Chatu Chak, es el mercado mas grande de Tailandia y tiene unas dimensiones impresionantes (os dejo un plano del mercado para que lo veáis , solo lo abren los domingos así que suele ser muy transitado, se puede acceder rápido con el Skytrain (monorail) pero por 100 bats (2 euros) nos dejamos caer en la misma puerta.

Chatu Chak
 
Plano de Chatu Chak

Una vez allí el hambre apretaba así que decidimos comer algo en uno de los puestos callejeros de la zona (es super barato comer así, y la comida esta muy buena, y en continua renovación)

Puestos ambulantes en el mercado

 En la imagen un puesto de pinchos de pollo con salsa barbacoa, pescado frito, calamar frito y huevos (20 baht el pincho, es decir unos 30 céntimos de euro)

Antonio comiéndose unos pinchos de pollo

Las calles son laberintos, es una inmensa jungla en mitad de una explanada, nada mas llegar nos empezó a llover, y nos metimos en las callejuelas del mercado hasta llegar a perdernos, os dejo una imagen de la situación.

Bartron en una de las pobladas calles del mercado

Es el día especial para comprar imitaciones que parecen reales, pero en nuestro caso no podíamos embarcarnos en compras ya que vamos con una mochila de mano y vamos a dejar las compras para los últimos días. Así que mientras buscábamos las tiendas de deporte para comprar las camisetas de la roja, nos encontramos a los primeros españoles desde nuestra estancia en Bangkok, saludos desde aquí a Jose Antonio y Belen de Barcelona, les deseamos que terminen de lujo su viaje y le agradecemos sus consejos para cuando estemos en Chian Mai, un besazo y suerte.

Jose Antonio y Belén con el grupo

Se nos hacia tarde, y hacia un calor impresionante allí dentro, parecía que estábamos dentro de un invernadero así que decidimos salir del mercado y coger el primer taxi que pilláramos, tardamos 45 minutos en coger el taxi, ninguno paraba…y si paraba…era escuchar «- TAXIMETER-» y decían «-OH NO, NO-«, así que estuvimos deambulando un buen rato…

Esperando a encontrar un taxi que quisiera llevarnos

Hasta que de manera sorprenderte  y aunque no os lo creáis  decidimos hacer la broma que sigue en la próxima foto, y a escasos segundos de posar…de repente, para un taxi…y encima con taxímetro  si es que no podían resistirse…¿tu pararías?

Haciendo auto stop

Llegamos al hotel sanos y salvos, y Bartolo se probo para abrir la puerta magnética de la habitación de la manera mas moderna posible

Bartron probando su ojo magnético

Serian las 17:30 horas cuando decidimos comer algo antes de vernos con Amnart

Pat Thai: comida típica tailandesa

En cuanto a nuestro colega tailandés, lo conocí en Suecia, en el Jamboree Scout (quien me iba a decir a mi que volvería a ver a esta persona, es increíble. Tenéis que saber que es arbitro de Muay Thai y trabaja en la administración del Ministerio de educación  un gran tipo que nos hace el legendario favor de llevarnos al pabellón donde el arbitra para deleitarnos con luchas de Muay, en Ratchadamnoen Boxim Stadium: son 9 combates de una duración entre 10 y 15 minutos de duración  y hay varios precios, dependiendo de donde veas el combate, lo mas barato son 1.000 baht, detrás de unas rejas, 1.500 baht en el graderío, y 2.000 baht en las mismas sillas a pie de ring. Pues debemos de agradecerle a nuestro amigo Amnart que nos colase en primera fila para ver los combates por que fue espectacular, me acorde de nuestro compy Francis, como le hubiera gustado ver lo que vimos nosotros. A continuación os voy dejando unas fotos del momento y explicando un poco lo que entendimos de lo vivido…

Con Amnart para ver combates de Muay Thai

 Aquí estamos de camino al Stadium, con Amnart, y el uniforme de arbitro…en la parte de atrás del polo tiene el logo de la cerveza «Shinga«, es el sponsor nacional del deporte al parecer…

Comienza el combate

Mientras están combatiendo se están realizando apuesta por la gradería  y en cada golpe se escucha un gran «-BOOM-» de la gente, vitoreando, animando a su luchador, e intentando incluso distraer al oponente haciendo espavientos y todo…un espectáculo.

Uno de los participantes

Después de la paliza en el descanso un masaje para relajar y seguir luchando

El grupo en primeras filas para ver el espectáculo
 
Lucha thai
 
Músicos dándole intensidad al combate

 Durante el combate esta gente hace sonar una música que conforme va cogiendo intensidad y agresividad la lucha aumenta su ritmo para amenizar y motivar a los luchadores y las apuestas.

Asientos privilegiados

Aquí estábamos de forma privilegiada a pie de ring

Una de las esquinas del ring
 
Cada uno a sus esquinas
 
Entrenador y tensión en el combate
 
Presentación del combate
 
Nuestro amigo Amnart de árbitro
 
Celebrando el momento
 
Golpes altos, bajos y muy fuertes

Y aquí una nota curiosa> puesto que nos encontrábamos en un lugar donde se apuesta y se ve el dinero volando…nosotros queríamos pagarle a Amnart a modo de agradecimiento, pero claro no era plan de darle dinero a un arbitro delante de todo el mundo, como si esto fuese un soborno para ganar una apuesta, así que tuvimos que esconder algunos baht en una hoja y camuflarlos allí  y le dijimos que eran nuestros emails para que estuviéramos en contacto y tal…así que con las mismas nos fuimos…no sin antes decirnos que el martes nos invitaba a su gimnasio para entrenar Muay Thai, ¿sería verdad? no me lo creeré hasta lo vea.

Después de esta gran experiencia, quedamos alucinados…nos fuimos a Khao San de nuevo para prepararnos…ponernos LA ROJA y ver el partido, aquí se jugaba a las 23:00 horas, y nos hiramos al bullicio a verlo.

 El bar estaba lleno de gente, expectante al partido, a ver el tiki-taka, y los únicos españoles que habíamos eramos nosotros 4 solamente, por lo menos en este bar…y para colmo…la silla que esta vacía en ese momento al lado de Isra, fue ocupada por la única italiana que había..defendiendo los colores de su nación ..claro.
 
Y estupendo fue el bote que pego cuando marco su querido Di Natale…menos mal que tuvimos la suerte de poder festejar en Bangkok un golazo de Fabregas, Mike casi parte la mesa del golpe que le dio así que volvió a levantarse del susto la italiana…al final tablas y hasta el próximo…nos quedamos con la experiencia de que la gente nos animara por las calles y nos pararan para saludarnos y echarse fotos con nosotros.
 
Todos con la Roja
 
Llegado este momento comenzamos a deambular por la calle del arroz, por Khao San, y por fin nos encontramos con otro grupo de españoles, gente de Madrid y Barna, y casualidades de la vida nos fuimos a encontrar en uno de los puestos mas especiales de toda la calle, el puesto de LOS BICHOS FRITOS…las pipas fritas de Tailandia,  así que mejor momento para poder tachar de la lista, el típica vacilada de que vas a comerte un bicho una vez allí  se podía hacer realidad….¿creéis vosotros que fue posible? juzgar vosotros mismos.
 
Antonio comiendo un saltamontes
 
  Todos comimos bichos pero claro a mi me hizo la foto comiendo este suculento saltamontes una chica rubia que estaba zampándose una larva frita
 
Una chica comiéndose una larva frita
 
Pero el resto hicieron un brindis en grupo y no les pude pillar bien pero todos comieron su saltamontes, y tengo que decir personalmente que no esta malo
 
Brindis por nosotros
 
A la de 3…2…1…¡¡a la boca!!
 
Puesto de bichos
 
¡¡MISIÓN CUMPLIDA!!!….un tachado mas en la lista de las cosas que dices que nunca podrías hacer en la vida y al final…ves como puedes romper barreras y sorprenderte tu mismo.
 
Espero que os haya gustado esta nueva entrada….mañana mas…y mejor

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*