Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Viajar por las Highlands de Escocia

Viajar por las Highlands de Escocia

Escocia es más que Edimburgo, es una tierra llena de praderas verdes, rodeados de hermosos lagos que parecen sacados de postales de ensueño, son castillos donde reinaron héroes que te hacen sentir como en una película de la lejana época medieval, son cascadas que desembocan hacia acantilados que observan un mar embravecido.

Las Highlands son Las Tierras Altas de Escocia, un paisaje único y hermoso que merece ser disfrutado en cualquier época del año. Esta región comprende el montañoso norte del país, siendo su principal centro neurálgico la ciudad de Inverness.  Nosotros fuimos en navidad, con muchas dudas por el clima que nos brindaría el país en esta época, ¿nieve, hielo, lluvias torrenciales?, esa era mi preocupación, ya que alquilaríamos un coche y no quería pasarlo mal en demasía (bastante era con circular por la izquierda y tener el volante en el margen derecho). ¡Tranquilos!, al final todo salió bien, el tiempo fue casi perfecto, y nosotros (y el coche) llegamos ilesos a nuestro destino.

Viajar por las Highlands de Escocia

Voy a mostraros el itinerario de 3 días que hicimos desde Edimburgo hasta volver de nuevo a la capital, haciendo hincapié en los puntos de interés que más destacamos del viaje.

IMG_6519 (Copy)

Día 1

  1. El Castillo de Blackness
  2. Los Kelpies
  3. Stirling (Castillo, cementerio, Monumento a William Wallace)
  4. Las Tres Hermanas de Glencoe
  5. Noche en Fort Williams

Tener en cuenta que si viajáis en esta época del año (diciembre), la luz del día escasea (amanecía a las 9.00 am y atardecía a las 16.30 pm) por lo que tenéis que aprovechar bien las horas de luz en carretera para ver todo lo posible.

Alquilamos en Waverley Station (en pleno centro) un Cintröen C4 Cactus en la compañía Budget por 97€ (sin seguro, ¡insensato, sí…lo se!). Recomendable 100% llevar un gps, mi consejo es que os bajéis la app maps.me (la encontraréis para IOS y android) y os descarguéis el mapa de Escocia para que podáis utilizarlo sin utilizar la tarifa de datos, así no os perderéis por el camino y os ahorraréis una pasta en alquilar un gps junto al coche.

La primera parada la hicimos a unos 40 minutos de Edimburgo, en el Blackness Castle, este es uno de los castillos favoritos de Escocia, la estructura, en forma de buque protegido por altas murallas, le ha valido el apodo de El barco que nunca zarpó. Desde lejos, la imagen de la fortaleza junto al agua es imponente. Es un bonito castillo para parar, hacerse unas cuantas fotos y seguir la marcha.

Blackness Castle

Blackness Castle

Por el camino, a unos 30 minutos de Blackness Castle, encontrarás desde la autovía dos cabezas enormes de caballos, llamados Kelpies. Miden 30 metros y pesan más de 300 toneladas cada una y son ni más ni menos que las esculturas equinas más grandes del mundo. Por un lado, los Kelpies rinden homenaje a los caballos de tiro que a lo largo de los siglos han trabajado sin descanso los campos y tierras de Escocia. Por otro lado, estas esculturas deben su nombre a una de las criaturas sobrenaturales más peligrosas de la mitología escocesa. Estos espíritus acuáticos malignos rondan los lagos, ríos y riachuelos de Escocia, y son capaces de cambiar de forma, para atraer a sus víctimas, el ingenuo que intente domarlos tiene el destino escrito: si lo montas, te arrastra hasta el fondo del lago o río más cercano y te devora en las profundidades.

The Kelpies

The Kelpies

Continuamos camino por la M9 para llegar 30 minutos después de ver estos grandes potros con una de las ciudades más bonitas a mi parecer de Escocia, Stirling, siendo de las poblaciones más visitadas del país, fue residencia real en la Edad Media.

El Castillo de Stirling es sin duda su monumento más famoso, situado en la parte más alta de una colina, dominando la ciudad y con aspecto de fortaleza. La entrada para adultos vale unos 17€ y para niños (entre 5 y 15 años) unos 10€, nosotros no entramos por falta de tiempo, y decidimos ver el cementerio que se encuentra al lado, nos pareció curiosamente fascinante verlo, con lápidas que datan del 1808 bajo un precioso manto verde.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ademas, para todos los cinéfilos amantes de la película de Braveheart, en Stirling podéis visitar el Monumento a William Wallace, situado en los alto de una colina se encuentra una torre vigía donde se pueden visitar la Sala de Armas, la Sala de los Héroes (donde se expone una réplica de la espada de Wallace) y las increíbles vistas desde el mirador de la torre a unos 67 metros de altura. La entrada vale unos 10€ para adultos y unos 7€ para niños (entre 5 y 15 años).

En lo alto de la Torre

En lo alto de la Torre

Si queréis podéis hacer un alto en el camino para comer algo en Stirling y seguir la marcha, ya que a menos de 25 minutos tenéis la posibilidad de conocer a uno de los animales más peculiares de esta región las highlands cows o vacas de las tierras altas. Para ellos deberás poner rumbo a Callander, al pasar el pueblo encontrarás varios campos donde estarán pastando estos animales tan peludos.

Ana con un petirrojo ejemplar de highland cow

Ana con un petirrojo ejemplar de highland cow

Se nos acercaba el atardecer y no queríamos perdernos una de las panorámicas más hermosas de la región del norte, las montañas llamadas Las Tres Hermanas de Glencoe, situadas a 1 hora y 45 minutos de Callander, desde la misma carretera hay un mirador donde podéis parar el coche y contemplar esta maravilla de paisaje, tres empinadas crestas que te invitan a iniciar una ruta hasta su cumbre nada más verlas.

Las Tres Hermanas de Glencoe

Las Tres Hermanas de Glencoe

Y como os comenté, a eso de las 16.30 horas a principios de enero ya era de noche, por lo que buscamos alojamiento a través de airbnb (link hacia nuestro alojamiento) en la localidad de Fort Augustus, situado al sur del famoso Lago Ness. Os dejo más abajo una foto de google maps con todos los puntos de interés del día para que lo veáis sobre mapa, y os espero en el día 2 rumbo a la Isla de Skye.

mapa_dia2

Día 2

  1. El Castillo de Eilean Donan
  2. Kilt Rock
  3. Portree
  4. Inverness

Empezamos el día temprano, después de un gran desayuno en casa de Sofia, nos pusimos rumbo hacia el noroeste del país, hacia uno de los lugares más bonitos y recónditos de Escocia, la Isla de Skye, acantilados con largas lenguas de agua que desembocan al gélido mar, castillos de ensueño que parecer haber salido de alguna película (uno de ellos si ha salido en alguna que otra) y montañas rocosas que forman abruptas figuras, rodeados de un precioso manto verde en el que pastan rebaños de ovejas.

La primera parada la hicimos a 1 hora de Fort Augustus, para ver uno de los lugares que más ganas teníamos de ver, el famoso Castillo de Eilean Donan, para llegar debes seguir la carretera (A-87) que llega al pueblo de Kyle of Lochals, y cruzar el puente Skye Bridge, que es gratis. Hay otra opción, que es subir por el sur en ferry, pero naturalmente es de pago y creo que merece la pena subir y bajar por la misma carretera y así poder ver de nuevo el Castillo de Eilean Donan.

El Castillo de Eilean Donan

El Castillo de Eilean Donan

Braveheart, Los inmortales o El mundo nunca es suficiente son algunas de las películas que se han rodado en el fotogénico Eilean Donan (‘eilean’ en gaélico significa isla, ‘la isla de Donan’). Cruzar el puente y ver los alrededores del castillo es totalmente gratuito.

Como queríamos aprovechar el tiempo como de costumbre, seguimos subiendo la isla para ver otro de los lugares de interés que nos recomendaron, los acantilados de Kilt Rock, situado a una 1 hora y 25 minutos aprox. de donde estábamos. Kilt Rock es una de las postales más famosas de la isla de Skye, aunque en este caso es poco más que esto: una postal. Es una cascada que se precipita al mar en unos acantilados de más de 50 metros, formados por columnas de basalto. Hay un mirador vallado junto a la carretera, bastante frecuentado por los turistas y visitas guiadas de la isla.

Kilt Rock

Kilt Rock

Una vez que llegamos a nuestro punto más lejano del viaje, tocaba deshacer el camino, y para ello hicimos parada para comer en Portree, a unos 25 minutos de Kilt Rock, un pueblecito pesquero de unos 2.000 habitantes (números que se duplican en verano) con un aire fresco a mar y fish and chips, aquí comimos y probamos (una vez más) el famoso haggis escoces (si quieres saber algo sobre gastronomía escocesa haz click en este link). Portree tiene un puerto muy bonito con un lateral de casas llenas de colores que merece la pena fotografiar.

Portree

Portree

El día lo terminamos poniendo rumbo a nuestro segundo alojamiento, situado en el norte del Lago Ness, justo en el centro neurálgico de las Highlands, Inverness. Aquí llegamos ya de noche, tardamos unas 2 horas y 45 minutos en llegar, por lo que no pudimos apreciar el encanto de la ciudad en su plenitud, ya que al día siguiente teníamos que regresar a Edimburgo y queríamos dedicarle algo de tiempo a encontrar al monstruo del Lago Ness (Nessie) y alguna que otra sorpresa que nos esperaría nuestro último día. Os dejo el mapa de seguimiento del día 2 según google maps.

dia2

Día 3

  1. Castillo de Urquhart
  2. Lago Ness
  3. Kincraig (parada para comer)
  4. Edimburgo

¡Hoy es nuestro último día! y que mejor manera de despedirnos que brindando nuestra atención al lago más famoso del mundo entero, pero antes, vamos a recorrer las ruinas de otra fortaleza construida a orillas del Lago Ness, el Castillo de Urquhart, a 25 minutos de Inverness, este promontorio histórico, que en el pasado fue una de las mayores de Escocia, cuenta con habilidad la turbulenta historia de un castillo mil y una veces disputado entre escoceses e ingleses.

Castillo de Urquhart

Castillo de Urquhart

Pues que habíamos visto ya el lado oeste del Lago Ness, quisimos intentar encontrar un recoveco a orillas del lago, para deleitarnos relajadamente mirando sus largos 37 kilómetros de extensión. Al final lo encontramos en la parte norte del lago, antes de llegar a la localidad de Lochend, en 10 minutos estás allí, donde metimos el coche por un camino que nos condujo directamente a un sendero donde poder contemplar y fotografiar el Lago Ness sin problemas.

Lago Ness

Lago Ness

El Lago Ness es uno de los mayores de agua dulce junto al Loch Lomond, se ha convertido en fuente de intriga y misticismo gracias al monstruo Nessie. Bestia mitológica para algunos, engaño para otros… y un indudable imán turístico para la zona de valles del Great Glen, que recibe a multitud de visitantes todos los años.

Decidimos seguir bajando para aprovechar los últimos rayos de luz por el camino y parar a ver algo que merezca la pena, y lo hicimos en el pueblo de Kincraig, a 1 hora de Inverness. Aquí decidimos comer en un restaurante que estaba pegado al Lago Insh que hacia a la vez de Centro de Deportes Acuáticos (creo recordar que se llamaba Loch Insh Watersports Centre), nos gustó mucho comer allí y disfrutar de las vistas al lago.

Restaurante en el Lago Insh

Restaurante en el Lago Insh

El resto de la experiencia ya os la podéis imaginar, aproximadamente unas 3 horas de camino hasta la ciudad de Edimburgo, donde aprovechamos nuestras últimas horas para tomarnos el último trago en The Last Drop, situado en Grassmarket Square. Dejamos nuestro Cintröen C4 Cactus impecable (afortunadamente) en el parking de Waverley  Station y nos alojamos en un hotel situado cerca del aeropuerto para un rápido y seguro retorno a casa.

Espero que te haya servido de ayuda el itinerario y que la experiencia te sea de utilidad, te dejo el mapa del último día y te adjunto la experiencia de los tres días en un breve pero intenso vídeo.

día3

¡Adelante vídeo!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*