Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Lo imprescindible de Rio de Janeiro en tres días

Lo imprescindible de Rio de Janeiro en tres días

Si estás leyendo este post imagino que es por que vas a viajar a Brasil, quieres conocer lo máximo posible de un país lleno de belleza natural, contrastes y cientos de lugares de esos que son visita obligada. Tu primera parada será Rio de Janeiro, ya que el 95% de las visitas suelen llegar a la Cidade Maravilhosa a través del Aeropuerto Internacional Antônio Carlos Jobim, más conocido como Galeão (GIG), pero una vez allí, ¿que NO deberíamos perdernos de Rio?, normalmente la estancias suelen durar un par de días, una media de tres, así que os dejo un avance de lo que más me gustó por mi experiencia de la ciudad carioca.

Lo imprescindible de Rio de Janeiro en tres días

Cristo Redentor

Nada más poner mis pies en tierras brasileñas, mi mente tenía un claro objetivo, ver lo que sería mi primera maravilla del mundo, el Cristo Redentor o Cristo de Corcovado. ¿Como llegué hasta allí? pues hay varias formas, yo elegí la siguiente: las puertas del Parque de Tijuca para ver el Cristo abren a las 8.00 horas, por lo que merece la pena madrugar para intentar estar allí dentro de los primeros 150 visitantes, no bromeo, es increíble la cantidad de gente que puede aglomerar este monumento. Como estaba hospedado en Ipanema, cerca de mi hostel (Che Lagarto) me subí a un bus (el 583, lo puedes coger en Ipanema, Copacabana o Leblon) que te deja en las mismas puertas de Cosme Velho, delante de la Estación de Ferro do Corcovado.

Estación de Ferro do Corcovado inaugurada en 1882

Estación de Ferro do Corcovado inaugurada en 1882

Una vez allí puedes subir de varias maneras, ¿taxi? caro, no gracias. La más tradicional es subir por el tren rojo cremallera, que hace el trayecto hasta la base del Cristo cada media hora atravesando una vegetación selvática en un ascenso de unos 20 minutos que suele ser animado por grupos de música brasileira. El problema que tuve al querer comprar el ticket de ida y vuelta (20€ aprox.) es que estaban todos vendidos y tenía que esperar  al menos ¡2 horas! para subir vía tren. Luego descubrí que podías comprar on line los pasajes, de verdad, si vas a ir, pincha aquí y compra los billetes con antelación, merecerá la pena seguro el trayecto.

Así que tuve que escoger la opción B, en la misma entrada de la Estación se suelen poner unos “agentes turísticos” que te ofrecen la opción de subir en una Van, así llaman aquí a las furgonetas de pasajeros que están estacionadas en el parquecillo junto a la Estación. Por unos 10€ incluyen el trayecto de ida y vuelta, donde tendremos que hacer cola, comprar las entradas de acceso al Parque de Tijuca y hacer una nueva cola para subirnos a las furgonetas del Parque que toman otros 5 minutos de pronunciado ascenso para llegar a la base del monumento. Eso si, la ventaja de este sistema es que el camino es una auténtica excursión visual por las laderas que rodean Rio de Janeiro salpicadas de una vegetación que se vuelve más exuberante a medida que ascendemos. Además hacen una parada en el Mirante de Dona Marta desde donde se tienen unas vistas espectaculares.

Panorámica al Pan de Azúcar y la bahía de Guanabara

Panorámica al Pan de Azúcar y la bahía de Guanabara

Hay una 4ª opción que forma parte de una trilha o ruta, un camino que hay que recorrer a pié que sale de las cercanías del Jardín Botánico y que lleva entre 2 y 3 horas de caminata dependiendo de tu forma física. Pero claro, si vamos justos de tiempo, es una opción poco viable.

Una vez arriba sólo tenéis que dejaros maravillados por las vistas que tenéis desde el Cerro de Corcovado, disfrutar de uno de los espectáculos visuales más bonitos y destacados de este planeta, aunque lo más difícil sin duda será conseguir una instantánea del Cristo sin una sola persona en la foto.

Yo la conseguí después de imnumerables intentos

Yo la conseguí después de innumerables intentos

La línea de bus 583 os llevará de regreso a Ipanema, Copacabana o Leblón, aunque mi consejo es que aprovechemos el tiempo, así que merece la pena tomar un taxi desde Cosme Velho al siguiente punto del itinerario, el Pan de Azúcar.

Pan de Azúcar o Pão de Açúcar

Si las vistas sobre Corcovado te dejaron con la boca abierta, la panorámica que ofrece la cima de este cerro no te dejarán indiferente. Siendo su nombre originario por la semejanza forma que tiene de un pan de azúcar, que consistía en largos conos de punta redondeada similares al morro. El Pan de Azúcar se ha convertido en una referencia turística por sus 396 metros de altura, por su acceso vertiginoso a través de un teleférico que te lleva hasta la cumbre, y todo ello rodeado de una naturaleza tropical inigualable.

Para subir al Pan de Azúcar tienes que subir antes a un primer cerro llamado Morro da Urca (situado a 220 metros), puedes subir en teleférico o comenzar una pequeña trilha hasta la cima del morro. Yo, ese día estaba acompañado con mi anfitriona Vanessa Santos (a través del portal Couch Surfing) y formamos un grupo de unas 10 personas (todos amigos y familiares de Vanessa) para subir juntos, así que decidimos caminar hasta llegar al Morro da Urca. Una vez allí, comienzas a tener unas vistas maravillosas de la Baía de Guanabara y el serpenteante litoral, además aquí hay restaurantes, cuartos de baño, souvenirs y puedes hacer actividades como escalada y tours en helicóptero.

Una vez allí tienes que pagar unos unos 21€ aprox. para hacerte con unos tickets (ida y vuelta) que te lleven en el teleférico o bondinho (ambos teleféricos salen cada 30 minutos y puedes comprar las entradas on line) hacia la cumbre del Pan de Azúcar, para contemplar unas de las mejores vistas de Rio de Janeiro.

Panorámica sobre el Morro da Urca hacia el Pan de Azúcar

Panorámica sobre el Morro da Urca hacia el Pan de Azúcar

 

 

Escalera de Selarón o Escadaria Selarón

Desde Pão de Açúcar hay una parada de metro, (Botafogo) a unos 20 minutos andando que te deja en la parada más cercana (Cinelandia) a nuestro siguiente imprescindible destino, la famosa Escalera de Selarón, ¿Quien era este personaje? fue un artista chileno llamado Jorge Selaron que comenzó a crear una colorida escalera de 125 metros de longitud y distribuida en 215 escalones que han sido recubiertos en su parte frontal por azulejos procedentes de todas las partes del mundo.

Escadaria Selarón

Escadaria Selarón

Todo comenzó en 1990 cuando Jorge Selarón quiso homenajear al pueblo brasileño que tan bien le había acogido, revistiendo la escalera con azulejos utilizando para ello los colores de la bandera de Brasil, verde, azul y amarilla. En 1998 cuando la escalera ya estaba casi finalizada, descubrió una tienda donde vendían azulejos europeos antiguos y así comenzó a completar su obra con azulejos de todo el mundo, muchos de ellos son aportaciones de particulares, formando en la actualidad un mosaico de más de dos mil azulejos que dan vida a la escalera. El reconocimiento a su gran labor llegó en el año 2005 cuando la ciudad de Río le otorgó el título de  ciudadano honorario del Municipio de Río de Janeiro. El 10 de enero de 2013 apareció muerto en extrañas circunstancias a los pies de su increíble obra. Hoy en día la Escalera de Selarón se ha convertido en uno de los lugares más visitados de Río de Janeiro.

Importante: ¡Bien! la Escadaria se encuentra en el barrio de Lapa, un barrio marginal, pobre, y la escalera en su parte superior se encuentra en un favela en cubierta, ¡nunca la vean desde arriba (R. Evaristo da Veiga)! ¡incluso si fueran en grupo de 2 o 3 personas, puede ser peligroso! La mejor manera es verla desde la parte de abajo (R. Teotônio Regadas), estará lleno de turistas haciéndose fotos y de esa manera será más seguro.

Baila forró al ritmo de Rio de Janeiro

El forró es un baile originario de los estados del nordeste que se baila en pareja, con los cuerpos entrelazados, y en el que la chica se deja llevar, cual muñeca de trapo, por el cuerpo del hombre, recordando, en cierto sentido, al tango, a pesar de que los movimientos del forró son mucho más quebrados.

“Es muy agradable, poder encajar tu cadera en la de la chica y unidos seguir el ritmo”, comenta el amazonense Paulo Sergio, de 25 años que va a shows de forró de tres a cuatro veces por semana.

“Los jóvenes quieren bailar en pareja, cuando la lambada pasó de moda, redescubrieron el forró”, comenta Daniel González, profesor de danza de la academia Jaime Aroxa de Río de Janeiro.

Este es un fragmento de la web chilena emol dónde explica que tipo de baile brasileiro es este, que se ha convertido en el baile de moda en Brasil. Una de mis noches en la ciudad fui al barrio de Lapa (donde está la Escalera de Selarón) con mi Couch Surfing,Vanessa Santos, a un bar/salón de baile llamado Estudantina (Praça Tiradentes), allí hay espectáculo en directo de música forró y una gran sala de baile, la entrada cuesta unos 10€ aprox. y merece la pena al menos ver como es este tipo de baile, me pareció muy similar a la salsa pero algo más pegado, sin llegar a ser kizomba.

Foto sacado de la web morandosemgrana.com.br

Foto sacada de la web morandosemgrana.com.br

 

La favela de Santa Marta

¡No tengas miedo! te escribo sobre la primera favela pacificada de Rio de Janeiro, donde Michael Jackson grabó un videoclip (They don’t care about us) en 1996, dejando una estatua de su figura a tamaño real en el mirador y es de visita obligada, ¡de verdad!, puedes visitarla con garantías, porque además no irás sólo, en la misma falda de la favela hay un puesto de información turístico donde podrás contratar a un experimentado guía, criado y mamado en la favela para tu mayor disfrute. Y aquí entra en juego Elias Duarte, nuestro guía de Santa Marta.

Por 20€ aprox por persona o 15€ si vas en grupo o eres estudiante podrás contratarlo y disfrutar de la experiencia durante un recorrido de unas 3 horas, subiendo por las coloridas casas que rodean un laberinto de callejuelas que llegan hasta la parte más alta de la favela, desde donde podrás contemplar unas vistas increíbles de la Comunidad de Santa Marta.

Si quieres ponerte en contacto con Elías mediante whatsapp, aquí os dejo su teléfono: + 55 21 99130-5505, y si quieres localizarlo vía facebook pincha aquí.

Importante: ¡Nunca contrates el tour organizado por la favelasantamartatour.blogspot!, yo contraté esta agencia on line, hice mi transferencia y cuando llegó el día del encuentro ¡allí NO apareció ningún responsable! y estuve esperando más de una hora, por suerte encontramos a Elías en el puesto de información que hay justo en frente de la gasolinera donde en teoría quedamos. Naturalmente, a pesar de mis quejas, el dinero no se reembolsó, por lo visto en esa web hay una persona que se hace pasar por un guía de la favela pero no vive en ella. Así que ya estás avisado.

Ala delta o parapente en Pedra Bonita

Una de las cosas que tenía muy claro que quería hacer en Rio de Janeiro era lanzarme en ala delta para sentir la experiencia de sobrevolar sus bellas playas rodeadas de cerros tropicales, aunque finalmente, por la falta de corriente y el riesgo de caída por mi peso (93 kg), no pude hacer ala delta y volví a lanzarme en parapente (ya lo había hecho otras veces), no era mi objetivo pero que demonios, ¡las vistas son las mismas! . Para ello, ya que te juegas el físico, tienes que asegurarte que contratas al mejor, por eso, organicé un vuelo con una empresa llamada Actionfly, coordinada por el maestro Érico Oliveira (ganador del Campeonato Estatal de parapente en 2015).

Información práctica:

  • El vuelo tándem en parapente costaría, unos 135€.
  • Trasporte desde la playa de Sao Conrado hasta el punto de lanzamiento.
  • Grabación y fotos de todo el vuelo con cámara GoPro.
  • Seguro de accidentes e inscripción como alumno y tasas del Clube São Conrado de Vôo.
  • Vuelo de entre 15 y 30 minutos según las condiciones meteorológicas.
  • Pago con tarjeta o en efectivo en Reales Brasileños.
  • Ofrecimiento de trasporte desde y al hotel con un recargo de, unos 28€.
  • Para rellenar la documentación debes llevar una copia del pasaporte o su número anotado.
  • Vestir con ropa cómoda y sobre todo llevar calzado cerrado. ¡no vayas con chanclas (hawaianas) por que naturalmente, las perderás.
Parapente con vistas a Pâo de Azúcar

Parapente con vistas al Pão de Açúcar

Fue increíble estar ahí arriba, preparando el equipo hasta llegar en furgoneta hasta la rampa de Pedra Bonita, donde ya estás viendo como están saliendo uno a uno el resto de voladores, estoy listo para salir, llevo mi Xiaomi en mi brazo izquierdo, mientras Érico me había puesto una GoPro en la cabeza y otra la llevaba él en la mano derecha, reportaje completo. Salimos corriendo hasta que dejé de tocar tierra, aunque yo debía seguir pedaleando hasta que estuviéramos estables en el aire, segundos después ya estaba sentado en mi asiento disfrutando de las hermosas vistas. Pedra da Gávea a mi derecha, las casitas que están abajo mía forman Vila Canoas y la playa que hay justo en frente de mi es Säo Conrado. 15 minutos más tarde estaba abajo flipando de la emoción de haber cumplido un sueño que hacía años que me perseguía. ¡Una experiencia altamente recomendable!

Las playas de Copacabana e Ipanema

Otro de los lugares míticos de Rio de Janeiro son las archiconocidas playas de Copacabana e Ipanema, y una buena manera de recorrer sus aproximados 6 kilómetros de distancia, es aprovechando el paseo que tiene para correr o andar. Desde mi punto de vista, teniendo en cuenta que vengo de un lugar donde hay playas muy bellas a mi alrededor, Copacabana e Ipanema como playas no me inspiraron mucho, pero si es cierto que son emblemas de la ciudad y da gusto ver el ambiente que respira tras ellas, gente jugando al voley o al fútbol playa, bebiendo coco bajo la sombra de una palmera o montando en bici por su paseo.

Personalmente me gustó más Ipanema como paisaje por tener de fondo la bonita estampa de Pedra da Gávea.

La playa de Ipanema con Pedra da Gávea al fondo

La playa de Ipanema con Pedra da Gávea al fondo

Con este punto terminaría mi visita a Rio de Janeiro, naturalmente la ciudad esconde muchos más lugares de interés y que dependiendo de cada uno le dará más importancia a unas cosas que a otras. Pero esto es lo que más destaco de mi estancia en la Cidade Maravilhosaespero que te haya servido de guía y haya conseguido encenderte alguna bombilla para tu próxima aventura brasileira.

De camino a ver el Cristo, al fondo: la favela Santa Marta

De camino a ver el Cristo, al fondo: la favela Santa Marta

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*